Para ver más fotos siguenos en Facebook.

Annapurna, 20 de abril

Estamos sin comunicación hace varios días (internet ni satelital), no sabemos por qué, así que los despachos serán más esporádicos porque dependemos de la buena voluntad de los coreanos y de Abele (italiano) para usar sus equipos (este correo fue enviado por los coreanos). Ayer bajamos después de 4 días en el cerro. No pudimos llegar al C3 (6500 mts) por el mal tiempo (para variar). En 2 días más partimos a la montaña (depende del tiempo) para el intento de cumbre, el que debería ser para el 25 de abril. A cruzar los dedos.

Saludos.

 


Annapurna, 15 de abril

Aplazamos la salida al cerro por mal tiempo. Esta medio reguleque la cosa, ojalá mejore luego!!.

 


Annapurna, 14 de abril

Hoy amaneció con harto sol, luego de una fuerte tormenta de nieve el día de ayer. Tanto es así que cayó una avalancha detrás de nuestro CB, pero en ningún caso riesgoso para nosotros. Mañana partimos 4 días al cerro para dejar armado el C3 a 6.500 m. para luego bajar, descansar 3 días e intentar cumbre.

Saludos desde Nepal.

 

 

 

 

 


Annapurna, 13 de abril

Ayer volvimos después de 4 días en el cerro. Para variar, nevó todos los días y cuando no, hacía un calor de m... Armamos los campamentos 1 y 2, ya atravesamos el glaciar y en general, es bastante "seguro" el camino. No es fácil, siempre hay que estar trepando al menos y esquivando muchas grietas, pero está claro el camino y nos movemos rápido.

El C1 está a 5040 mts. y el C2 a 5.400. Ese lo armamos más abajo de lo normal para evitar el riesgo de avalanchas. Andamos con un italiano y unos coreanos para todos lados y la idea es subir juntos a la cumbre.

Ayer bajamos y el cocinero nos recibió con el medio banquete y nos regalaron una caja de oporto de 2 litros, la que, claramente, vaciamos en un rato. Estaremos 3 días en el campamento base hasta que pase una tormenta de nieve que se viene buena.

Saludos desde Nepal.

 

 


Annapurna, 8 de abril

El día de ayer dejamos otro gran deposito de comida y equipo cerca del C1. El clima ha sido reguleque y no nos deja mucho tiempo para trabajar. Se vienen 5 días mas o menos malos, pero igual mañana vamos a dejar listo el C1, con todas las cosas arriba.

Saludos a todos!.

 

 

 

 

 

 


Annapurna, 5 de abril

Después de 2 días de viaje en bus y jeep, más 4 días de marcha por sobre empinados terrenos, frondosos bosques y mucha nieve sobre los 4500 mts., llegamos al campamento base. Llevamos 4 días en el Annapurna, ya hicimos un depósito de equipo y comida, hoy nos vamos al C1 y mañana al C2. Harta nieve los días previos pero hoy esta espectacular.

 

 

 

 

 

 


Katmandú, 24 de marzo

Ayer arribamos a la capital de Nepal tras 48 horas de interminable viaje, un viaje no exento de problemas. Resumo: tras la primera conexión en Sao Paulo para subirnos al British Airways, y luego de 5 horas de espera, nos informan que el vuelo procedente de Buenos Aires, lugar de salida de éste, se había cancelado quién sabe porqué. Luego de mucho hinchar, los garotiños nos “solucionaron” el problema y nos embarcaron en Air France que salía dentro de un rato. Ok, les creímos. Niños.

Llegamos a París a las 12 pm, donde debíamos esperar  hasta las 20 hrs para la conexión con Air India (uff, comida picante). Nos acercamos al counter y nos informan que no hay reserva alguna (ven que somos niños?). Hinchamos y nos paseamos por todos los terminales (qué aeropuerto más grande, casi como el de Don Arturo M.B) hasta que nos, otra vez, “solucionaron” el problema. Incluso nos aseguraron que nuestra carga se bajaba con nosotros en KTM. Replicamos que no, que se  baja en Delhi para la combinación, siendo obedientes con nuestra agente de vuelo. “No monseiur, en KTM”. Está segura? Replicamos, “Mire que en chile…bla bla”. Ya menos paciente la mademoiselle y con cara de pocos amigos nos dice casi al borde de la violencia verbal que nos subamos al avioncito y dejemos de h…

Será pues. Pero…

El show sigue. Poco antes de abordar el vuelo, nuestros nombres aparecen, cuáles estrellas,  en las pantallas para que nos acercáramos urgentemente al counter. Sospecho que no es para desearnos suerte en la expe.

Claro, nuestros asientos no estaban asegurados y luego de hablar con la niña del counter y hacernos los lindos mucho rato, nos aseguraron el embarque, pero…! Perdíamos la conexión con Jet Air en el aeropuerto de Delhi (niños-niños-niños).

Luego de la mejor lavada de manos de Air France realzada con una levantada de hombros de la señorita y una sonrisa de “pobrecitos”, abordamos el Air India en un vuelo que tardaría 8 horas. Cena –cargada, por cierto, al curry picante-, la negativa de la azafata para proveernos de la no sé cuánta botellita de vino, sus películas de Bollywood con la típica lolita India cantando que parece gato, y al sobre. Lo bueno es que el vuelo venía casí vacío, por lo que nos separamos y dormimos atravesados en la corrida de 3 asientos para cada uno.

Piolita.

Delhi. Ya perdimos la noción del cambio de horario y al arribar al aeropuerto, les explicamos a la gente del counter todo nuestro show. La cara de “qué onda” que pusieron fue tragicómica. Pero lo más sorprendente fue que, tras un par de llamados, nos dijeron que debíamos correr para alcanzar el próximo vuelo que salía en 2 minutos más. Le explicamos que debíamos –contradiciendo las gestiones de la amable madame de Air France- descargar nuestro equipaje. “Súbanse ahora. Sus cosas están ok” (niños-niños-niños-niños).

Abordamos el Jet airways y marcelo fue el primero en subir. Al encontrar su asiento, ve que está ocupado por una persona de apariencia India. Le menciona, amablemente, soy testigo, que es su asiento y éste le replica con, cual caballero,  flor de escupo al suelo sin siquiera articular palabra alguna.  Así nomás. A los 2 segundos se para el que aparentemente era su hijo y le solicita cambiar asientos. Ok, para qué hacer atados. Nos reímos después.

Katmandú. Hicimos los trámites de rigor, pagamos las visas, etc. Y a buscar el equipaje: 6 bolsos de más de 100 litros muy pesados. Supongo que se imaginarán lo que ocurrió. ¡Yes! Jamás llegaron. Así de simple. Nos quedábamos a poto pelao.

Resumiendo, llené cuanto formulario existía y a tener fe. Le pregunté al caballero que me atendió que qué creía él, si era posible recuperarlos a la brevedad y me respondió: “tal vez están de vuelta a Chile”. Quedamos súper tranquilos.

Llegamos al hotel y a dar unas vueltas buscando el equipo que nos falta. Pero antes de eso, quedamos sorprendidos con la forma de manejar que tienen los nepaleses. Si alguna vez dije que en Paquistán eran medios locos, estos están completamente tocados. Y el problema es que no hay veredas! Pero bue, con cuidado no más.

Thamel es un barrio dedicado al turista. Mucho comercio, mucho ruido y mucho regateo.  Fuimos a comer y a tratar de enviar algunos reportes en la noche. Con todo el trajín, nos quedamos dormidos en el hall del hotel así que mejor a la camita.

Hoy  fuimos a la oficina de nuestra agencia y quedamos sorprendidos con sus instalaciones. Nada que ver con los chantas de ATP que contratamos en Paquistán hace unos años. Ya les habíamos mencionado del drama del equipaje y quedaron de solucionar todo. Y, aunque no lo crean, hace menos de 10 minutos llegó el perkins de la agencia con TODOS los bolsos!!!  Ni se imaginan lo felices que estamos.  Por lo tanto, todo sigue como lo planeado originalmente y deberíamos estar partiendo en la fecha prevista (28 de marzo) hacia el último punto previo al inicio del trekking, cuya duración es de 5 días.

Eso es todo por ahora. Queda mucha pega pero ya más tranquilos (y que bien poder cambiarse de ropa!!!)

Saludos

Equipo Annapurna